Oficina de Relaciones con la Empresa

Investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y de la Universidad de La Laguna han patentado un horno microondas que reduce, de horas e incluso días a apenas unos minutos, el tiempo, los costes y los riesgos de rotura en el proceso de fundición de moldes.

El horno y el procedimiento patentado están inicialmente pensados para los moldes en cascarilla cerámica utilizados para la creación de obras de arte, pero esta tecnología “tiene también aplicación en el campo de la micro-joyería y podría transferirse a todas las industrias que realizan procesos de fundición para la fabricación de piezas, sustituyendo los sistemas de autoclave”, explica el catedrático de la UPCT Juan Monzó Cabrera.

El sistema desarrollado por estos investigadores mezcla con materiales absorbentes de microondas el molde, consiguiendo que la cera con la que se da forma a la pieza se derrita sin dilatarse y en un breve periodo de tiempo. Lo que posibilita el ahorro de las grandes cantidades de tiempo y gasto energético que requieren otros sistemas que utilizan hornos eléctricos o de combustible. “El abaratamiento de costes permite descerar obras de una en una al tiempo que se evitan roturas en un proceso que en lugar de durar varias horas se reduce a unos pocos minutos”, añade el investigador de la Escuela de Telecomunicación de la UPCT.

Sigue leyendo

La Oficina Española de Patentes y Marcas ha registrado la patente, tras un riguroso examen que se inició en 2010, de la División de Innovación en Sistemas Telemáticos y Tecnología Electrónica (Dintel) de la UPCT que lidera el catedrático Fernando Cerdán, nombrado este pasado viernes ingeniero del año por el Colegio de Ingenieros de Telecomunicación de la Región de Murcia.

El protocolo patentado gestiona los saltos entre dispositivos móviles con un mecanismo de ahorro energético para que los terminales que brindan cobertura minimicen el consumo de batería. El sistema permite extender redes de cobertura de datos, con las que se pueden realizar llamadas de voz sobre IP, “dando saltos entre terminales que conozcan el protocolo”, explica Cerdán. “Esta invención resolvería problemas reales de comunicación como los que tienen las brigadas de extinción de incendios”, ejemplifica el investigador de la Politécnica. Dar cobertura a un hospital de campaña aislado, sería otra de las posibles aplicaciones de este protocolo, que también ha sido incorporado a un prototipo de aviso preventivo a vehículos para evitar colisiones múltiples.

El protocolo será explotado comercialmente por IngeniaTIC, la spin-off de la UPCT creada por Cerdán, mediante el desarrollo de una ‘app’ para dispositivos móviles.